En el encuentro Amazon Academy que se celebró en Madrid en el año 2015, se reconoció a Blanca Miosi como la autora hispana independiente con más ventas en la historia de Amazon. Su novela más conocida , LA BÚSQUEDA, basada en la historia real de su esposo, un niño católico polaco que sufrió cautiverio en los campos de concentración nazis, ha sobrepasado los 800 días en el Top 100 de Amazon España. Pero la obra de Blanca Miosi se mueve en distintos géneros —ficción histórica, thriller, fantasía, ficción contemporánea—, a la vez en cada libro confluyen elementos de misterio, fantasía y romance con una mezcla de ficción con hechos históricos y personajes reales. Todos los libros de Blanca se distinguen por el ritmo ágil, diálogos ingeniosos que mueven la trama y una excelente documentación.

Casi todo autor hispano que comienza en el mundo de la autopublicación conoce a Blanca Miosi. Ella es muy activa en las redes sociales, en la promoción de su obra y la de sus colegas. También dirige el programa radial La hora amazónica.

 

He aquí las cinco lecciones de escritura de Blanca Miosi:

1. Los prólogos no son necesarios.

Blanca Miosi prefiere que el lector tenga acceso inmediato al contenido, es decir, al Capítulo 1. Deje fuera dedicatorias, a menos que sean de un par de líneas y vaya directo al grano. Los lectores se lo agradecerán. Muchos  al abrir la muestra de un ebook se encuentran con advertencias de no copiar la obra maestra, datos de los derechos de autor, agradecimientos, dedicatorias, información de la génesis del libro (o cómo fue que se le ocurrió al autor ponerse a escribir) y un prólogo mínimo, un par de páginas, hasta que al final aparece un fragmento del primer capítulo que no le dice absolutamente nada al lector.

2. Utilice un editor profesional antes de publicar.

¿Cuál es la mejor manera de saber si el libro que has escrito es bueno o es malo? Haciéndolo evaluar por un experto. Él te dirá todo lo malo que es. Te indicará dónde fallas, si tienes muletillas, te anotará las fallas gramaticales y ortográficas, la falta de continuidad, y si es muy bueno también notará si cometiste alguna falta relacionada con el tiempo histórico en que elegiste ambientar tu novela, por ejemplo: si la dirección que tomaste de Google Earth corresponde a la que era hace trescientos años, o si existía para la época tal monumento, plaza o edificio público.

Igualmente puede indicarte si le falta fuerza al personaje principal, o si en medio de la novela queda huérfano porque la contraparte toma más importancia. Podría indicarte alguna falla estructural, algo que parecen conocer todos, hasta los comentaristas de Amazon y reseñadores de blogs, pero realmente pocos saben de qué se trata.

Un editor sincero es mejor que cinco amigos diciéndote que tu novela es una maravilla.

Un editor sincero es mejor que cinco amigos diciéndote que tu novela es una maravilla Clic para tuitear

3. Escribir más que un oficio, es un placer, no lo hagas por dinero.

Podría ser un error abandonar el trabajo que nos proporciona el pan de cada día para dedicarnos de lleno a la escritura, a no ser que firmemos un contrato por arriba de las seis cifras altas. Lo importante no es vender muchos libros. Lo crucial para un escritor es que sus libros sean leídos y recordados.

4. Pero si le interesa vender más, siga las tendencias actuales.

¿Cuáles son esas tendencias actuales? Según Blanca Miosi: acción, diálogos, trama complicada, gancho, tema atractivo y buen título.

Acción: En la actualidad las series televisivas y las películas de acción marcan la pauta. Llevado a las novelas es fácil deducir que una historia que no contenga acción aunque se trate de un tema romántico, hará que aburra al lector. Internet y las redes sociales nos han ido acostumbrando a la inmediatez, y tenemos que adaptarnos.

Diálogos: Si un lector hojea el libro y ve partes extensas de descripción o narrativa, con seguridad lo dejará de lado. Ya no es tiempo para regodearse en supremos momentos de creación literaria sin mayor contenido que frases hermosas. Los diálogos aportan frescura y son una mejor manera de hacer que el lector comprenda lo que sucede sin tener que recurrir a extensas explicaciones, algo que debemos evitar. En una novela no se explica: se muestra. Debemos dejar que los personajes actúen.

Trama: Debe ser complicada y enredada, pero ojo: contada de tal manera que sea fácil seguirla.

Gancho: Cada vez es más difícil captar la atención del lector, pues hoy en día hay demasiadas distracciones a mano. Debemos esforzarnos por hacer de la primera línea, del primer párrafo, de la primera página, del primer capítulo, algo inolvidable.

Tema atractivo: Y esto vale para los escritores que estrictamente desean vender. Seguir las tendencias de moda siempre da mejores resultados, de manera que el género romántico erótico con sexo explícito es la primera opción. Se sigue vendiendo como pan caliente. Le siguen la novela de acción y la novela negra. La novela histórica también tiene sus adeptos, si se la combina con confabulaciones de sectas para acabar con el orden mundial, por ejemplo. Un amigo que es un experto en marketing dice que los libros de autoayuda son los que más se venden, aunque no estoy muy segura, porque pocos de ellos se reflejan en las listas de bestsellers.

Título: Es importantísimo. Puede ser tan disparatado como cualquiera de los títulos de Stieg Larsson, pero no lo recomiendo, a no ser que tengan un nombre y apellido parecido al de él. En cuanto a la portada, antes pensaba que era uno de los principales atractivos para que un probable lector se decantase por el libro, pero veo que no tiene mucho peso. A menos que la portada sea absolutamente anodina, claro.

Las 5 cualidades de buenos títulos de libros

Un buen título debe tener todos estos atributos:

  1. Que atraiga la atención
  2. Memorable
  3. Informativo (da idea de lo que trata el libro)
  4. Fácil de decir
  5. No es embarazoso o problemático que alguien lo diga en voz alta a sus amigos
Blanca Miosi selecciona títulos cortos y fáciles de recordar.

Blanca Miosi selecciona títulos cortos y fáciles de recordar.

5. Por último, y uno de los aspectos más importantes: los personajes.

Se puede escribir una novela con varios protagonistas, siempre y cuando la historia sea tan interesante que los soporte. En la saga El MANUSCRITO es difícil definir quién es el protagonista: si el que encuentra el manuscrito o quienes hacen posible que ocurra lo que allí está escrito. Sin embargo, pese a no existir un protagonista principal, la mayoría de los que la han leído opinan que la novela es adictiva.

No obstante, lo más recomendable es que en la historia exista un personaje principal que lleve el peso, y sean sus decisiones las que den los puntos de giro y determinen el final.


Para saber más de Blanca Miosi ver Autores hispanos al descubierto: Blanca Miosi o visitar su página en Amazon