Para el lector emocional

Le encantan los mundos de terror. A diferencia del lector fantástico prefiere aquellas historias que inspiren temor. Se emociona con las tinieblas, el miedo a lo inexplorado y el mal que se esconde bajo la apariencia de normalidad.